viernes, 23 de noviembre de 2007

EL "NUNC DIMITIS" DE SIMEÓN.



Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel.
Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el espíritu, vino al Templo;
Lucas 2, 2527